Oímos hablar a menudo del transporte pesado, incluso nos lo podemos encontrar en la carretera mientras conducimos. Sin embargo, lo cierto es que no todo el mundo sabe qué es exactamente, qué requerimientos tiene, ni tampoco qué parámetros determinan lo que se considera transporte pesado.

En primer lugar es esencial entender que, según la legislación vigente, el transporte de mercancía pesada es aquel con un peso máximo autorizado superior a 6 toneladas y cuya capacidad de carga excede las 3,5 toneladas. Estas características hacen que, por una cuestión de seguridad, la ley obligue a utilizar un tacógrafo para controlar el tiempo de conducción de los vehículos de carga pesada.

Este tipo de transporte, que ha crecido exponencialmente en los últimos años a causa de las compras online, puede ser tanto nacional como internacional. Además, aunque lo más habitual es que se haga por vía terrestre (con los vehículos de carga pesada que nos encontramos en la carretera), puede ser también transporte marítimo o aéreo.

Puede parecer sorprendente el hecho de que el transporte pesado se haya visto tan afectado por el auge de los ecommerce, pero no podemos olvidar que muchos de los paquetes que se entregan a casas, oficinas y tiendas en furgonetas de reparto han llegado al país de destino como parte de una carga pesada en un vehículo de gran tonelaje.

Tipos de mercancía pesada

Existen varios tipos de carga pesada, que se diferencian principalmente por sus características, como las dimensiones, el peso y el tipo de mercancía. Son los siguientes:

  • Maquinaria pesada y/o maquinaria agrícola.
  • Carga industrial o material de construcción.
  • Vehículos automotores.
  • Frigoríficos de gran tamaño para mercancía que necesite estar refrigerada.
  • Montacargas hidráulicos.
  • Contenedores.
  • Mercancías comerciales pesadas en cargas paletizadas.

Las mercancías de grandes volúmenes y cargas con dimensiones fuera de lo común, también se pueden englobar dentro del transporte pesado como transportes especiales. En este caso estaríamos hablando de traslado de maquinaria de grandes dimensiones y/o con un largo fuera de lo común. Es decir, el traslado de las aspas de una turbina eólica, por ejemplo, se considera transporte especial.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado, se hace evidente la necesidad de contar con vehículos especiales para realizar el traslado de mercancía pesada o de grandes volúmenes. Como decíamos, el transporte pesado se puede realizar por tierra, mar y aire, dependiendo del origen y el destino, pero también, por supuesto, del tipo de carga.

En el caso del transporte de mercancía pesada terrestre, uno de los más populares, el desplazamiento se realizará con un camión adaptado o en tren. El transporte pesado aéreo, menos habitual, deberá hacerse con aviones preparados para trasladar cargas de estas características. El transporte marítimo de mercancía pesada es también muy habitual y se realiza con barcos o buques de mercancías, que trasladan la carga en grandes contenedores.

Qué hay detrás del transporte de cargas pesadas

Las características del tipo de carga en esta clase de desplazamientos requieren de un nivel de especialización superior, no solamente por el traslado en sí, sino también por la complicación logística que hay detrás en estos casos.

El transporte de mercancía pesada obliga a llevar un control exhaustivo de la carga, haciendo imprescindible una perfecta coordinación entre la empresa o el responsable de origen, el cliente final y el transportista o transportistas que se encargan de realizar el traslado. Además, en el caso de que el transporte sea internacional, deberemos sumarle, por supuesto, todas las gestiones relacionadas con cuestiones burocráticas referentes a las barreras comerciales de cada país.

Es por todo esto que, en este tipo de transporte pesado, es muy importante contar con el expertise de una empresa como Ibercóndor, con años de experiencia en el sector y con un equipo formado por profesionales altamente cualificados.