puertos

Con la llegada de la sexta ola y de la nueva variante Ómicron, la cadena de suministros se ha visto afectada directamente y los cuellos de botella van en aumento en distintos puertos del mundo, como el de Shanghái.  

Todo apuntaba que tras un 2021 difícil para los puertos y cadenas de suministro en general, llegaría un 2022 con un poco de calma, pero la segunda naviera más grande el mundo, Maersk, comentaba hace unos días: «lamentablemente el 2022 no ha comenzado como nos hubiera gustado. La pandemia continúa fuerte y hay nuevos brotes que están impactando directamente en nuestra capacidad para mover mercancía.” 

Primeras congestiones en los puertos de China

Los brotes de la nueva variante Ómicron y la política de “Covid Cero” de China, están provocando numerosos retrasos en la cadena de suministros de China. Además, el país se prepara para celebrar el año nuevo a final de mes, lo que está generando un alto nivel de testeos y provocando el aislamiento de centros urbanos y el parón de fábricas. 

Las navieras están evitando el puerto de Ningbo tras diversos brotes de Covid-19 y están optando por modificar sus rutas tanto por el puerto de la capital financiera del país, como por Xiamen, en el sur del país. 

Atascos en Europa también

La situación en Europa es muy parecida, la ocupación de los puertos es muy elevada lo que causa atascos y retrasos para las empresas que esperan la mercancía. Algunas de las terminales más importantes cómo las de Mar del Norte de Bremerhaven y el Eurogate de Hamburgo y el Maasvlakte II de Maersk han informado de ocupaciones del 100% y hasta del 130%. 

Aunque desde el Banco Central Europeo se espera que las disrupciones no afecten a la recuperación económica, se dijo que «la situación es complicada y podría ser difícil durante la mayor parte, si no todo, de 2022«. 

Política de retrasos en Estados Unidos 

Estos retrasos ya expuestos, están afectando también a los puertos occidentales, como por ejemplo en de Los Ángeles, en Estados Unidos. Los tiempos de espera vuelven a dispararse, hasta llegar a los 45 días. 

Para intentar frenar la llegada de buques, la dirección del puerto ha decidido aplicar un importe de cien dólares por contenedor cuando se retrasan entre seis y nueve días.  Además, no se interrumpe el trabajo en el puerto, y se ofrece servicios 24h, para intentar disminuir estos retrasos.  

Desde Ibercóndor seguimos trabajando para ofreceros, como siempre, las mejores opciones existentes en cada momento. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas transportar mercancías por vía marítima.

CONTÁCTANOS

Desde Ibercóndor seguimos trabajando para ofreceros, como siempre, las mejores opciones existentes en cada momento. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas transportar mercancías por vía marítima.

CONTÁCTANOS