El Mecanismo de Ajuste de Emisiones de Carbono en la Frontera (MACF o CBAM, según sus siglas en inglés) es una herramienta que utiliza la Unión Europea para luchar contra el cambio climático. Este mecanismo fija un precio al carbono emitido durante la producción de bienes importados de países no pertenecientes a la UE. 

El objetivo de esta medida es garantizar que el precio del carbono de las importaciones es equivalente al de la producción nacional y que los objetivos sostenibles de la Unión Europea fijados para 2030 no se ven afectados. En definitiva, es un instrumento para equilibrar el coste climático de las empresas europeas en comparación con compañías de otros países.

El MACF o CBAM entró en vigor en fase transitoria el 1 de octubre de 2023 y el período de notificación para importadores terminó el pasado 31 de enero de 2024. Sin embargo, esta medida no entrará plenamente en vigor hasta el 1 de enero de 2026.

¿Cuándo y cómo se aplica el MACF o CBAM por ahora?

Esta medida se aplica a las importaciones de bienes que requieren de una producción intensiva en carbono y/o que tienen un riesgo significativo de fuga de carbono. Es decir: electricidad, hidrógeno, cemento, acero, hierro y aluminio. Sin embargo, también se evaluará la posibilidad de aplicarlo en la importación de otros productos como polímeros y ciertos productos químicos, en función del riesgo de fuga de carbono que presenten.

De este modo, el MAFC acabará cubriendo más del 50% de las emisiones en los sectores incluidos en el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión (RCDE). 

El período transitorio servirá como prueba y aprendizaje para todas las partes implicadas en estos procesos: desde los importadores, hasta los productores y las autoridades. Además, facilitará la adaptación de todas las empresas (tanto las de la UE como las de fuera). 

En esta fase inicial, los importadores de bienes incluidos en el ámbito de aplicación solo tendrán que informar sobre las emisiones en sus importaciones (emisiones directas e indirectas), pero no tendrán que realizar ningún pago. 

En el período transitorio, el Reglamento de Ejecución sobre los requisitos y la metodología de notificación ofrece algo de flexibilidad en los valores utilizados para calcular las emisiones implícitas de las importaciones. Así pues, hasta finales de 2024, las empresas tendrán la opción de informar de tres formas diferentes: 

  1. De forma total, en conformidad con el nuevo mecanismo.
  2. Presentando informes basados en un método equivalente.
  3. Con informes con valores de referencia predeterminados (solo hasta julio de 2024). 

Sin embargo, a partir de 2025, solo se permitirá seguir el método establecido por la UE y las estimaciones únicamente podrán usarse para mercancías complejas; siempre que estas estimaciones representen menos del 20% del total de las emisiones. 

La Comisión publicó los valores por defecto para determinar las emisiones de los bienes importados el 22 de diciembre de 2023.

Además, desde la Comisión también se ofrecen herramientas específicas para hacer y notificar los cálculos, así como materiales de formación y tutoriales para ayudar a las empresas. 

Problemáticas en la implementación

A día 29 de enero de 2024, la Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea lanzó un comunicado que incluía la siguiente información:

 

La Comisión tiene conocimiento de problemas técnicos que han impedido a algunas empresas presentar datos e informes relacionados con el Mecanismo de Ajuste en Frontera del Carbono (CBAM) de la UE y el Sistema de Control de las Importaciones 2 (ICS2).

Esto se debe a un incidente relacionado con un componente técnico que afecta a varios sistemas aduaneros de la UE, incluido el ICS2, y al funcionamiento del Registro CBAM.

Para facilitar la presentación de informes a los declarantes que puedan haber tenido dificultades y aún no hayan presentado su informe trimestral CBAM, a partir del 1 de febrero se pondrá a su disposición en el Registro Transitorio una nueva funcionalidad que les permitirá «solicitar la presentación diferida», dándoles un plazo adicional de 30 días para presentar su informe CBAM.

De acuerdo con las orientaciones proporcionadas a las Autoridades Nacionales Competentes (ANC), no se impondrán sanciones a los declarantes que hayan tenido dificultades para presentar su primer informe CBAM.

 

Puedes leer la información completa sobre estas dificultades técnicas en inglés en la web oficial.

MACF a partir de 2026

Como decíamos, el 1 de enero de 2026 entrará en vigor esta medida de forma permanente. A partir de ese momento, los importadores deberán declarar cada año la cantidad de GEI (emisiones de gases de efecto invernadero) implícitos en los bienes importados en la Unión Europea en el año previo. Con ello, deberán entregar también el número correspondiente de certificados MAFC. 

Cabe destacar que el precio de los certificados se calculará en función del precio medio semanal de subasta de los derechos de emisión del RCDE UE expresado en €/tonelada de CO2 emitido.

Antes de la entrada en vigor del sistema definitivo, se llevará a cabo una revisión del funcionamiento de esta medida durante su fase transitoria. También se analizará la viabilidad de incluir otros bienes en el ámbito de aplicación del MAFC.

Si tienes dudas sobre la afectación que puede tener este mecanismo en las importaciones de tu empresa, puedes contactar con nosotros. Desde Ibercóndor te ayudaremos a entender todo lo que implica este nuevo proceso y cómo afecta a la gestión aduanera de tu empresa de la mejor forma posible.