El Incoterm CFR es una de las cláusulas de los incoterms que estableció la Cámara de Comercio Internacional (ICC, por sus siglas en inglés). Los incoterms son reglas que marcan tanto las responsabilidades como las obligaciones de comprador y vendedor – o exportador e importador – en las transacciones comerciales a nivel internacional. De hecho, su nombre es una abreviatura de International Commercial Terms (términos internacionales de comercio).

Anteriormente, hablamos del incoterm FAS y todo lo que implicaba esta cláusula. En este artículo vamos a ver en más detalle a qué hace referencia el Incoterm CFR, cuándo debe aplicarse y qué supone.  

Obligaciones y responsabilidades establecidas en el Incoterm CFR

El Incoterm CFR es exclusivo del transporte marítimo y hace referencia al “Cost and Freight” que, traducido al español, sería el coste y flete. Esta regla establece que el vendedor o exportador debe asumir todos los costes que supone el traslado de la mercancía hasta el puerto que se haya establecido como destino. Sin embargo, este no tiene la obligación de hacerse cargo del coste de la descarga de los productos en dicho puerto. 

En este caso, el exportador no tiene la obligación de contratar un seguro que cubra los riesgos de transporte, a diferencia de lo que ocurre con el Incoterm CIF. Este último suele ser utilizado en los casos en los que se traslada carga voluminosa o maquinaria pesada y sí que se obliga al vendedor a correr con los gastos del seguro de transporte. 

Sin embargo,  aunque no sea obligatorio bajo el Incoterm CFR, como en cualquier traslado de mercancías es recomendable contar con un seguro. Si ninguna de las dos partes quiere correr con el gasto total que supone la contratación de una póliza, existe la posibilidad de hacer dos seguros separados. De este modo, tanto comprador como vendedor se hacen cargo solamente de la parte del transporte que les corresponde.

Obligaciones del vendedor

Las responsabilidades del exportador bajo el Incoterm CFR son:

  • El correcto empaquetado y embalaje de la mercancía a transportar, de acuerdo con lo establecido en el contrato de compraventa.
  • El pago del transporte dentro del país de origen hasta el puerto de origen.
  • La contratación y el pago del transporte de la mercancía hasta el puerto de destino. Si bien el vendedor no tiene que hacerse cargo del coste de la descarga, puede hacerlo si así se ha acordado entre las partes.
  • El control y la entrega de la documentación necesaria: desde la factura hasta el listado de bultos, pasando por el Bill of Landing (B/L). Además, el comprador puede solicitar algún otro documento para las gestiones de aduana en el proceso de importación y también será responsabilidad del vendedor proporcionar dicha documentación.
  • Hacer las gestiones y los pagos necesarios en el despacho de aduanas en origen.
  • Informar y notificar al comprador la entrega de la mercancía para su transporte y la previsión de la fecha de llegada a destino.

Responsabilidades del comprador

Las obligaciones del importador que establece el Incoterm CFR son:

  • Pagar el precio de la mercancía, de acuerdo con lo establecido en el contrato de compraventa.
  • Asumir los gastos del transporte dentro del país de destino, desde el puerto hasta el punto de entrega final.
  • Recibir la carga en la entrega en el puerto de destino.
  • Asumir los gastos de llegada, incluyendo el coste de descarga en el puerto, si no se ha acordado lo contrario en el contrato de compraventa.
  • Hacer las gestiones necesarias en el despacho de aduanas de destino, pagando los impuestos y aranceles necesarios.

¿Cuándo se aplica el Incoterm CFR?

En el caso del Incoterm CFR, la transmisión del riesgo al comprador sucede cuando la mercancía se carga en origen y se despacha para su exportación. Es decir, en el momento en el que la mercancía sube a bordo del barco en el puerto pasa a ser responsabilidad del importador: corren por su cuenta los riesgos en que incurre la carga durante el transporte. Es por esto que este incoterm solamente debería aplicarse en los casos en los que la mercancía se carga directamente al buque, sin utilizar contenedores.

De hecho, esta normativa se utiliza normalmente para casos de carga general y envíos de carga a granel, cuando el producto se carga al barco directamente. Cuando la mercancía se entrega dentro de un contenedor en terminal, se tendría que aplicar lo establecido en el Incoterm CPT. 

Ahora que ya conoces mejor todo lo que supone el Incoterm CFR, queremos recordarte que desde Ibercondor nos encargamos de la logística del transporte de mercancías de tu empresa, gracias a nuestro expertise en gestión aduanera y comercio internacional.