La Agencia Tributaria ha publicado recientemente las nuevas directrices del Plan Anual de Control Tributario 2024 en BOE (Boletín Oficial del Estado). Estas directrices incluyen una extensión del control sobre los operadores extranjeros que venden productos en España vía plataformas de comercio electrónico.

¿Por qué se hace esto? Estos operadores están formalmente registrados en España y son sujetos pasivos de IVA por las ventas que realizan a consumidores finales españoles. Sin embargo, al no estar establecidos en el estado español, depende de ellos – y no de las plataformas de comercio electrónico – declarar e ingresar este impuesto. La problemática reside en que su ubicación hace que sea muy complicado comprobar que estos operadores realizan una correcta tributación de sus ventas.

Ante esto, la Agencia Tributaria exige ahora una nueva obligación informativa a las plataformas digitales y amplía también el control mediante un flujo de información sobre pagos transfronterizos a través de proveedores de servicios de pago.

A la espera de concretar el intercambio internacional de esta información, se llevará a cabo un plan para revisar el censo de vendedores extranjeros y comprobar que estén cumpliendo con sus obligaciones. También se contrastarán los volúmenes importados y las cifras declaradas en Aduana por paquetería y se seleccionarán operadores concretos para comprobaciones inspectoras.

Estos nuevos requisitos y obligaciones deberán verse reflejados en todas las gestiones logísticas y la documentación relacionada con el comercio internacional. En Ibercóndor, expertos en gestión aduanera, estamos ya trabajando para lograr el correcto cumplimiento de las directrices de la Agencia Tributaria.

La lucha contra los “neobancos”

Sin embargo, el plan de la Agencia Tributaria va mucho más allá y abarca más ámbitos, por ejemplo los conocidos como “neobancos”. Estos “bancos” son entidades de pago electrónico que suelen estar registradas correctamente en la UE, pero que pueden realizar servicios financieros digitales en España sin tener presencia física y al margen de las obligaciones de suministro de información de pagos. 

Esto puede facilitar el fraude por parte de quienes utilizan sus servicios de cobro. Así que, para hacer frente a estos posibles riesgos, la Agencia Tributaria intensificará los controles sobre estos “neobancos”, la economía digital y los nuevos modelos de negocio.

Mejorar asistencia, evitar errores y simplificar el lenguaje

Las nuevas directrices también incluyen los avances previstos en la implantación del modelo integrado de información y asistencia. En esta línea, se hará efectivo en 2024 el compromiso adquirido por la Agencia en el marco del Código de Buenas Prácticas de Profesionales Tributarios de establecer una cita especializada para los profesionales adheridos al código.

Además, con el objetivo de fomentar el cumplimiento voluntario del contribuyente, se ampliarán las campañas de avisos en IRPF para facilitar la corrección de incidencias en las declaraciones. También se facilitará la navegación por Renta Web y se seguirá con la simplificación del lenguaje en la documentación.

Las nuevas directrices también incluyen un modelo unificado de prevención y control, inspecciones conjuntas a grandes empresas y patrimonios y se mantendrá el control de precios de transferencia (intragrupo) mediante un sistema automatizado e integral de análisis de riesgos. 

Si quieres saber más sobre todos los cambios y las consecuencias contempladas en las nuevas directrices del Plan Anual de Control Tributario de 2024, puedes consultarlo en la web de la Agencia Tributaria Española. También puedes contactar con nosotros si tienes cualquier duda sobre los efectos de estas modificaciones en los trámites aduaneros de tu empresa.